Archive for 28 octubre 2010

Tarde de outono na Ulloa

Óleo sobre lienzo

Armillaria mellea

O fungo Armillaria mellea é o causante dunha enfermidade nas plantas sensibles, que provoca o podrecemento do sistema radicular, matando á planta por inanición, xa que lle impide absorber a auga e os nutrientes do solo. A Armillaria mellea é un dos maiores problemas fitosanitarios do xardín. Cada ano é a causante da morte de árbores e arbustos, que morren fulminados trala brotación-floración primaveral. A mediados do outono saen os cogomelos da Armillaria xunto á base do tronco das árbores afectadas.  Con frecuencia, unha vez arrincada a árbore, seguen saíndo cogomelos durante anos nos cachos de raíces que quedaron no solo. O fungo transmítese polas esporas que emiten os cogomelos. Se unha espora cae nunha ferida da cortiza dunha árbore sensible (moitísimas caducifolias e perennes), xermina e empeza a invadilo cos filamentos do seu micelio, que van comendo o cambium, formando unha maraña de filamentos branco-grisáceos por baixo da cortiza. A árbore afectada empeza a languidecer pero segue viva, ata que na primavera, co reinicio da circulación da savia, o fungo tamén se reactiva e acaba matando a árbore de forma fulminante, ó non poder ésta alimentar os novos brotes e flores. Coa morte da árbore non morre a Armillaria senon que segue medrando baixo o solo estendendo os seus filamentos polas raíces máis finas e, cando contacta coa raiz doutra planta sensible, invádea, estendéndose polo subsolo como unha mancha de aceite, indo de árbore en árbore.  Desta maneira vai matando tódalas plantas que atopa no seu camiño, respectando únicamente ás plantas resistentes ou as medianamente resistentes, que son as capaces de sintetizar anticorpos vexetais contra o fungo, de maneira que, aínda que son invadidas por éste, os anticorpos destrúen máis ou menos rápidamente ó fungo e para a súa invasión.

Fonte: Jardín Mundani.

Si cerca de la biblioteca tenéis un jardín ya no os faltará de nada. Marco Tulio Cicerón.

He reducido el mundo a mi jardín y ahora veo la intensidad de todo lo que existe. Ortega y Gasset.


Las montañas y el jardín se van adentrando hasta mi habitación en verano. Matsuo Basho.


Un libro es como un jardín que se lleva en el bolsillo. Proverbio árabe.


Abona bien tus ilusiones y mañana disfrutarás de un hermoso jardín de realidades. Anónimo.


MARIÑA

Óleo sobre lienzo

CITAS

Lo que importa es cuanto amor ponemos en el trabajo que realizamos. Madre Teresa de Calcuta.

La inspiración es trabajar todos los días. Charles Baudelaire.

Caminante no hay camino, se hace camino al andar. Antonio Machado.

Hallaré un camino o me lo abriré. Aníbal.

Tan corta como es la vida, aún la acortamos más por el insensato desperdicio del tiempo. Victor Hugo.

Los ojos no pueden ver bien a Dios, sino a través de lágrimas. Victor Hugo.
 

La muerte es algo tan tremendamente airado, que sólo la desnudez, la elemental desnudez, puede escindirla del ridículo. Camilo José Cela.

Diferentes en la vida, los hombres son semejantes en la muerte. Lao-tse.

No hay muerte natural: nada de lo que sucede al hombre es natural puesto que su sola presencia pone en cuestión al mundo. La muerte es un accidente, y aun si los hombres la conocen y la aceptan, es una violencia indebida. Simone de Beauvoir.

Estoy mirando, oyendo, con la mitad del alma en el mar y la mitad del alma en la tierra, y con las dos mitades del alma miro el mundo. Pablo Neruda.

Preocúpate más por tu carácter que por tu reputación. Tu carácter es lo que realmente eres, mientras que tu reputación es solo lo que los otros creen que tú eres. Dale Carnegie.

Ni la intimidad de tu frente clara como una fiesta ni la costumbre de tu cuerpo, aún misterioso y tácito y de niña, ni la sucesión de tu vida asumiendo palabras o silencios serán favor tan misterioso como mirar tu sueño implicado en la vigilia de mis brazos. Jorge Luís Borges.

Ama hasta convertirte en lo amado, es más, hasta convertirte en el amor. Facundo Cabral.

Yo no hablo de venganzas ni perdones, el olvido es la única venganza y el único perdón. Jorge Luís Borges.

Hay un único lugar donde ayer y hoy se encuentran y se reconocen y se abrazan. Ese lugar es mañana. Eduardo Galeano.

Los sentimientos y observaciones del hombre solitario son al mismo tiempo más confusos y más intensos que los de la gente sociable; sus pensamientos son más graves, más extraños y siempre tienen un matiz de tristeza. Imágenes y sensaciones que se esfumarían fácilmente con una mirada, con una risa, un cambio de opiniones, se aferran fuertemente en el ánimo del solitario, se ahondan en el silencio y se convierten en acontecimientos, aventuras, sentimientos importantes. Thomas Mann.

A donde quiera que vayamos en medio del movimiento y la actividad, llevemos con nosotros la quietud. De esa manera, el movimiento caótico que nos rodea jamás nos ocultará la puerta de acceso al manantial de creatividad, al campo de la potencialidad pura. Deepak Chopra.

Ven a dormir conmigo: no haremos el amor, él nos hará. Julio Cortazar.

El temor y el recelo ante cualquier vivencia nueva es porque uno la cree superior a sus fuerzas. Pero quizá todo lo terrible no sea, en realidad nada, sino algo indefenso y desvalido que nos pide auxilio y amparo… Rainer María Rilke, en Cartas a un joven poeta.

Yo amo, tu amas, el ama, nosotros amamos, vosotros amáis, ellos aman… Ojalá no fuese conjugación, sino realidad. Mario Benedetti.

Siempre hay un mañana y la vida nos da otra oportunidad para hacer las cosas bien, pero por si me equivoco y hoy es todo lo que nos queda, me gustaría decirte cuanto te quiero, que nunca te olvidaré. Gabriel García Márquez.

 

CARBONCILLO DE MI HIJO GABINO

Lo dibujó Gabi a partir de una foto que le hice yo. Si pincháis en la foto, se agranda…

AMENCER

Óleo sobre lienzo