Archive for 20 febrero 2011

Probiña da tola

Non teño parentes, amores nin chouza,

de aldea en aldea, parroquia en parroquia,
ando polo mundo arredada e soia,

e xanto cando atopo, cunha almiña boa
que polos seus mortos, bótame de esmola,

a cunca do caldo e o anaco de broa.

Durmo nos camiños érgome coa aurora,

lávome nas fontes de crara auga morna,
e as noites que a lúa loce briladora,

coma nun suspiro paso as horas mortas,
mirando pra ela, cantándolle copras,

lúa, lúa branca, como me namoras,
Lúa, lúa branca, como me namoras.

Os cans que me ladran e os nenos que xogan, ,

tirándome pedras, chamándome tola,

atraveso veigas, rubo corredoiras

e salto valados, cobertos de roxas

espiñas de estripos e ortigas treidoras,

que fírenme a carne e ráchanme a roupa…
… A roupa dos probes, que nunca foi nova.

A xente do mundo que din que está corda,

marmura ao toparme, “probiña da tola”,

e non é verdade… Abofé… Abofé que estou corda.

Se a xente o soupera….

Cando camiñando paso polas hortas,

a tempo que a xente turra da espiocha,

ou cava patacas, ou pranta cebolas,
sempre hai un que diga, “Onde vades Rosa”
E eu que nunca quixen andar con parolas

“Demo de xudío”…  A ti, que che importa

e sen máis palique, vírome de costas,

mais ben me percato facéndome a xorda,
que queda dicindo…”Probiña da tola”.

O conto é que un fillo, (bo mozo), da zona do pazo da Gándara,
andúvolle as voltas.

As cousas do mundo e o triste da historia,
foi que o mozo ó irse, “deixouna sin honra”…
Eu non me recordo, bah…  ¿Quen se recorda?
pero eu non acerto, qué ten esa historia,

que cando contala, tristeiros escoitan,
namentras eu saio, correndo da horta,
os homes salaian, e as vellas e as mozas,

co mandil nos ollos, doloridas choran,
decindo en voz baixa… Probiña da tola.

A xente do mundo que din que está corda,

marmura ao toparme, “Probiña da tola”…  E non é verdade…
Abofé, abofé que estou corda…  Se a xente soupera…  se a xente soupera

Que non é verdade, abofé estou corda,

se a xente soupera que eu vivo na groria,
cando a noite cobre o pinal de sombras,

dúrmome nun leito de fiunchos e follas,
e a pouco desperto, e vexo unha pomba,

que baixa do ceo, voa que revoa,
e ven no meu colo pousarse, e mimosa,

rúbeseme o peito e bícame na boca,

fálame dos anxos da Nosa Señora
e todas as noites, ven a branca pomba, e conmigo fala, e conmigo xoga.
Até que alumeando o pinal a aurora,

rube cara ao ceo voa que revoa
Por eso me río, cando “Meigas fora”
A xente do mundo que din que está corda.. Marmura ao toparme…
…”Probiña da tola”… Probiña da tola… probiña da tola

http://www.youtube.com/watch?v=MPLOWvsiD7g&feature=player_embedded

Anuncios

El ocaso

Amplío este post que escribí hace poco más de un año, cuando sin ningún sentido Pancho nos dejó. Hoy, donde quiera que se encuentre, lo hará más acompañado. Quedó con su gran amigo Luis, y los dos desde el otro lado espero que se reúnan con los que no los olvidamos, a las 6,30 dentro de sus murallas…

En el tiempo que dura una misa de diario, el cielo viró del azul al negro pasando por toda la gama de colores cálidos que uno se pueda imaginar; amarillo, almagro, naranja, magenta, bermellón, rojo fuego, cinabrio… metafóricamente hablando, de forma idéntica a lo que se pueda tornar nuestra vida en un instante… ahora estoy aquí y antes de que acabe de escribir esta frase,  no sé donde estaré… sigo aquí.

Empleamos tiempo haciendo planes para dignificar nuestro tránsito por el mundo, pero a menudo estos se ven truncados por… ¿el destino? ¿qué es el destino?… yo no lo tengo nada claro…

Violeta de bosque

Hoy estuve en Lousada toda la tarde. Aprovechando los días primaverales que tenemos, empezamos a podar y realizar las labores “culturales” propias de la éstación.

Me llamó mucho la atención una cosa que nunca había visto en el jardín… al pie de varias plantas y árboles, hay unas matas preciosísimas de violetas de bosque (Viola sylvestris), como si alguien las hubiera sembrado. Cada año, y en esta época una cosa nueva aparece en el jardín… el año pasado varios árboles muertos  parasitados por Armillaria mellea, el ser vivo más grande del planeta (Javi Grién dixit).

El hábitat de estas violetas, son los bosques húmedos; en mi zona principalmente carballeiras. La floración empieza en marzo… no me cuadra nada…

Es una planta que se usa tanto para fines medicinales (trastornos respiratorios, nerviosos, insomnio…) como culinarios (mermeladas, ensaladas…). Sus flores están en el grupo de las llamadas “flores cordiales” (con la malva y la amapola).

Con esta y otras meditaciones, me enfrasqué sin que el trabajo físico fuera el que me había planteado para esta tarde. Mañana me voy de viaje tres días, y cuando vuelva retomaré las labores agrícolas. Una cosa tengo clara: este año, cada acción en el jardín va a ser muy sopesada…

Amanecer 06/02/2011

Hoy amanecimos en el río Miño (unión con el Neira-Concello de O Páramo), Lousada vista desde el Monte Miñao, y el Miño en A Pontevella.

Las fotos reflejan la belleza del frío, de la luz del invierno y de un sol con fuerza sobre el paisaje… los troncos cobran protagonismo sin las hojas y se adelantan con formas de esculturas, dejando ver el movimiento del río, los tonos helados y el espesor de sus aguas.  Falta el sonido.
Lousada a lo lejos despertando y los árboles adornándola con la luz del sol.
Qué calentito el bar, ese primer café para retomar el día.
Me ha gustado tu invitación. Me dejas un relato para la semana. Nos vemos en otro amanecer. Keta.

Procesos emotivos

Tengo un buen amigo, galés, que se define irónicamente como “monopolar”. Dice que los bipolares entran en estados de depresión o euforia de forma cíclica e inconsciente, y él en cambio no sale del depresivo. Cuando me lo contó, pensé que yo sería también monopolar, con la diferencia de que mi estado permanente sería el de euforia :-).

Intenté trabajarme a menudo emocionalmente y no porque creyera que lo necesitara, sino porque me llamaban la atención los temas relacionados con la mente. Hice multitud de cursos, unos científicos y otros más hippies…  gestalt, análisis transacional, reiki, fuego sagrado… hubo una época en que devoraba libros de autoayuda… pero todo era porque mis relaciones familiares, de amistad y de vecindad se movían por ese territorio.

Y un día ocurrió lo que en mi vida pensé, sería de lo más triste que podría sucederme… e hice caso omiso a los consejos de algunos amigos que insistían en que yo no necesitaba ayuda química porque no conocían carácter más alegre que el mío, y que simplemente era un estado de tristeza que hasta era beneficioso afrontar y,  empecé a tomar el  “a mí plin”  que me recomendaron otros  que decían que los medicamentos están para utilizar cuando llegue el momento de hacerlo. Lo que sí hice fue (aconsejada por un médico perro-flauta que adoro), ser muy consciente de los estados de “tanto me da” que me producían las pastillas, para que cuando prescindiera de ellas ser capaz de reaccionar de la misma forma. Y creo que lo conseguí.

Pero el carácter cambió. Cambió en el sentido de que ahora puedo pasarme 4 días sin salir de casa porque no me lo pide el cuerpo, y si salgo es para hacer algo concreto, no porque tenga que respirar. Antes los espacios cerrados se me caían encima y ahora me encanta disfrutar haciendo mil cosas, a veces incluso asombrada porque no me llega el tiempo a nada.

Y por eso, a veces pienso si mi personalidad no habrá girado hacia la bipolaridad… espero, que sin haber llegado a que sea  patología… en todo caso ninguno de los dos estados es extremo. 🙂

No volveremos a vagar

Así es, no volveremos a vagar
tan tarde en la noche,
aunque el corazón siga amando
y la luna conserve el mismo brillo.

Pues así como la espada gasta su vaina,
y el alma consume el pecho,
asimismo el corazón debe detenerse a respirar,
e incluso el amor debe descansar.

Aunque la noche fue hecha para amar,
y los días vuelven demasiado pronto,
aún así no volveremos a vagar
a la luz de la luna.

Lord Byron