Archive for 26 septiembre 2011

ROTEIRO OURO-PRAIAS

http://www.kizoa.es/diapositivas/d1963872k6152453o1/roteiro-ro-ouro

Este sábado 24 de setembro fixemos o roteiro do rio Ouro (10 km) e continuamos até Foz pola beira do mar (7,4 km). Tódolos anos a Asociación “Os Sendeiros” de Foz fai unha concentración de sendeiristas galaicos e astures. Eu é a segunda vez que participo, e vou coa Asociación Lucus (de micoloxía). Fixo un día estupendo, máis de verán que de outono e despois de 44 días durmindo nun sillón pensei que as maniotas e dores musculares ían facer mella no meu corpo… pero por sorte non foi así.

Saímos da área recreativa a carón da Ponte de Ferro, cruzamos Santiago de Fazouro e collemos o río pola súa marxe esquerda. A ruta remata na Presa de Posada e cruzamos o río desfacendo o camiño pola mesma marxe até a Ponte vella e a área recreativa. Tomamos un tentempé e xa collemos o sendeiro das praias cara Foz. Ó chegar obsequiáronnos cun bolo preñado, unha posta de bonito á grella, iogur, pan e viño. Un café no bar e volta para casa no autobús, previa parada micolóxico-técnica en Fonmiñá.

A organización perfecta, até unha chamada de Jose porque paramos a tomar unha caña un pouco antes da chegada ó Porto de Foz e pensou que nos pasara algo…

Pasamos polo Rego de Pardiñas, onde hai unha lenda. Trata de que toda persoa que atenta contra a vida dos nenos, ó morrer a súa alma vagará en pena (deambulará polo espazo sen destino fixo).

A alma do pecador transfórmase en corpo de muller e, nas noites de lúa chea aparece nas beiras dos ríos ou en regueiros lavando sabas. Canta fermosas cantigas para atraer a atención do camiñante. Ó achegarte a ela sorríeche e pídeche que lle axudes a retorcer as sabas para escorrerlle a auga. Se lle axudas, tampouco a túa alma atopará o descanso eterno cando morras. Pero se lle pides axuda a Deus ou a Virxe María, a lavandeira desaparecerá, e no seu lugar aparecen pozas de sangue do neno que asasinou.

Varios homes de Fazouro que unha noite ían pescar coa caña escoitaron unha preciosa voz cantando unha canción descoñecida. Achegáronse ó rego e viron unha muller baixiña con saia branca até os pes. Ó achegarse a ela, a muller desapareceu… porque eran máis de un, e ela só actúa dun en un…

CREACIÓN Y REDENCIÓN (V)

En la página 165 encuentro una doblez en la esquina superior. Imagino que la persona que abrió este libro antes que yo era probablemente un hombre y también un antepasado mío. Aquí, por lo que fuera dejó de leerlo.

¿Y porqué deduzco esto?

Encontré los dos libros de Alejandro Dumas (padre) entre los libros de mis antepasados. Están encuadernados en un solo tomo y fueron impresos en 1883 en la Imprenta de Juan Iniesta (Madrid). Teniendo en cuenta que la primera edición en francés fue en 1872 (muerto Dumas), creo que tengo entre mis manos sino la primera, una de las primeras ediciones en castellano de “Creación y Redención”.

Al igual que cuando leí “El Conde de Montecristo”, estoy disfrutando un montón leyendo esta novela. Voy muy despacio, degustando cada frase, cada reflexión…

Desde el principio hasta la página 165, hay palabras o frases subrayadas a lápiz, trazos débiles y temblorosos. Al lector, le interesa sobre todo los remedios medicinales del doctor misterioso, Santiago Merey. Al llegar a la página 122, me encuentro un cabello humano, pelirrojo de unos 3 cm de longitud ¿de mi bisabuelo, quizás?

Esta novela, la leo de noche en el edificio donde llevo ya 38 lunas  y, donde tengo que dar los 307 pasos para salir a fumar un cigarro…

Esta es la luna de hace 3 días y la foto está hecha con la cámara del móvil:

El ser humano es tan débil, tan limitado, que tiene necesidad de buscar un punto de apoyo en las ramas que le han precedido sobre la tierra. Es una necesidad del corazón saber de donde se viene, por que puerta se ha entrado en la vida, que brazo nos ha sostenido para dar los primeros pasos.

El hombre siente un pasado tras de sí, y de aquí el culto a los antecesores en los indios como en todos los pueblos primitivos.

El hombre se considera un botón más del árbol genealógico, y esta transmisión, esta comunión del hombre con sus antecesores, que forma el elemento principal de los antiguos dogmas, todo es una continuación de la inquietud de la sangre por volver al punto de partida.

CREACIÓN Y REDENCIÓN (IV)

– Eva, hasta aquí he ejercido una acción que era necesaria para traeros al punto físico y moral a donde habéis llegado  pero a la cual renuncio. Desde este momento retiro todo mi poder magnético, si alguno tenía; os dejo la triple libertad de corazón, alma y entendimiento; os devuelvo, en fin, vuestro sentido moral y os dejo árbitra de vuestra suerte. Hasta aquí no hemos hablado nunca de ese compromiso social del hombre y la mujer, que se llama matrimonio. Los deberes de este estado os lo explicaré más adelante: hasta aquí habéis vivido en la soledad; ya es tiempo que os relacionéis con el mundo y penséis en escoger un hombre que os agrade.

– Santiago, bien sabéis que eso es inútil, -murmuró Eva:- ¡El hombre escogido por mí, sois vos!

Santiago llevó la mano de Eva sobre su corazón, y sacando un anillo de su propio dedo murmuró:

– Si tal es vuestra voluntad, Eva, tal es también la mía. Recibid, como es costumbre, este anillo, testigo de nuestra promesa, y que será un día nuestro anillo de esponsales.

Y pasó el anillo al dedo de la joven convencido de que siempre que mirase aquel anillo le vería a él, sino con los ojos del cuerpo, con los ojos del alma.

CREACIÓN Y REDENCIÓN (III)

– Una de las condiciones unidas al idiotismo es la paralización: la naturaleza ha dado al hombre tres dones, y en esa especie de triángulo ha encerrado la vida; estos son la sensación, la voluntad, el movimiento. El hombre siente, quiere, obra, y estos tres actos, íntimamente unidos, no pueden desunirse; en cuanto el hombre no siente, no desea; en cuanto no desea no se mueve.

CREACIÓN Y REDENCIÓN (II)

– Él no era judío, ni cristiano, ni turco, ni hugonote, ni cismático, ni deísta, ni panteísta; creía en un fluido universal esparcido por todo el Universo, que unía en una atmósfera animada, inteligente a todos los mundos y a todos los seres; creía, esperaba que ese fluido creador, conservador de los seres, podía dirigirse según la voluntad poderosa del hombre, y recibir una aplicación inmediata por medio de la ciencia.

CREACIÓN Y REDENCIÓN (I)

– Santiago en sus viajes había encontrado oro verdadero, pero cuidábase poco de la fortuna porque estaba acostumbrado a contar como escudos suyos las estrellas del cielo.
…; su admiración y agradecimiento por la grandeza de la naturaleza no reconocía límites, y los aplausos del mundo entero hubieran valido en aquel momento menos que el rumor imperceptible que producían las alas de un mosquito volando.

Roteiro das Oucas

Fai tempo que quería colgar no blog as fotos deste roteiro de 17 km, que fixemos coa Asociación Acivro pola beira da costa, no Concello de Ortigueira: http://pf.kizoa.com/sflite.swf?did=1923089&k=P127237616&hk=1.

Trátase dun dos itinerarios mais fermosos de Galicia, cunhas praias de gran beleza, a maioría virxes, entre as que se atopan a Praia da Concha, San Antón, Eirón, Bimbieiro, Ribeira dos Ourizos, Sarridal, Ribeira do Carro, Os Castros, Fábrega, Picón, Lousido e Esteiro.

Durante o percorrido disfrutamos de acantilados e miradores dos mais altos de Europa, con espectaculares vistas da franxa costeira e case sen perder de vista Cabo Ortegal.

Pódense observar curiosos elementos arqueolóxicos como o xacemento castrexo de Punta dos Prados e, paisaxísticos como a rocha que sobresae do mar con forma de dobre arco, formada ao longo dos séculos pola erosión do mar e do vento.