Archive for 30 abril 2012

Extremadura

http://www.kizoa.es/diapositivas/d2597469k5852853o1/extremadura

La Mancha

http://www.kizoa.es/diapositivas/d2595428k2487362o1/la-mancha

Japón

http://www.kizoa.es/diapositivas/d2595023k9050455o1/japn

Nueva York

http://www.kizoa.es/diapositivas/d2594725k1148147o1/nueva-york

LA AMISTAD

Tuve en una ocasión que enfrentarme a un proceso judicial que no se lo deseo ni al peor enemigo. La “causa” era con una persona acostumbrada a frecuentar los juzgados y ganar siempre. Fue un tiempo de sufrir continuos cólicos estomacales  con sus correspondientes sangrados…

Una persona a la que siempre consideré amiga pero sin saber “hasta que punto”, me dijo en aquella ocasión: Amparo, si necesitas testigos quiero que sepas, que puedes contar conmigo. Hace mucho que nos conocemos pero no tengo ni idea de cual es la situación. Sólo tienes que decirme que es lo que yo quieres que diga, y yo ¡juro en falso!

No hubo necesidad… decidí a pelo, tonta de mí… pensando que la otra parte no tenía a quien llevar…. La otra parte apareció… ¡con tres testigos!; los únicos posibles que podía llevar… tres amigos míos también… forzados… los cuales no testificaron ni una sola cosa en mi contra… les sigo teniendo aprecio.

Pero, lo importante del caso es que después de este gesto, yo entendí el significado de AMISTAD… Ese amor incondicional, esa complicidad que no sabemos donde nace, que no precisa explicaciones, que no se pide… sólo se recibe, sin más.

A esta MUJER aún le pedí otra cosa más: que tocara el violín en el entierro de mi padre… lo dudó un segundo, hacía tiempo que no ensayaba… pero tocó.

Lo grato de la vida, es saber que estás rodeada de gente como Carmen. Sólo tienes que ser consciente “de donde está esta gente, quienes y cuales son”… gente con la que no es preciso comentar tus necesidades; que si alguien te hace daño, ese “alguien” también se lo hace a tus “incondicionales”; que si tienes necesidades tanto anímicas como materiales, a los dos minutos tienes compañía, una caja de provisiones o un cheque en blanco… la comunicación no necesariamente tiene que ser verbal… está en el aire… en el sonido de los árboles que mueve el viento… solo hay que estar/ser receptivo…

Sofía

Tengo conocimiento hoy del precioso artículo que publicó Sofía Otero en la revista MUSICREARTE DIGITAL. Cuenta una experiencia  con peques de primaria con el CINE como tema central de desarrollo personal, y que forma parte de la búsqueda e investigación de lo que ella entiende como “lo que le da sentido al paso por esta dimensión”… Tuve la suerte de compartir con Sofi un período de “educación común de mis hijos”, sobre todo con Gabino… ella fue su tutora durante 2 años… Dos años en los que recibía continuas llamadas telefónicas y e-mails para compartir preocupaciones y estrategias en la procura de conseguir que “un niño que ninguna de las dos veíamos feliz” llegara a ese punto de autocomplacencia que se merece todo ser… Sofi, hoy te lo digo… Gabino llegó a odiarnos… a ambas… no entendía tus “pautas”, no entendía mi frase de “¡a un profesor hay que darle lo que te pide!, lo que importa son los resultados” ¿y sabes que te digo también? Creo que hoy nos adora, a las dos… y el otro día cuando quedaste con él, estuvo 2 días nerviosísimo porque habíais quedado para veros… Má, viene Sofía ¡y quedó conmigo!… ¡Gabino! ¡ya me lo dijiste 50 veces! jajajajaj….

Me identifico mucho con Sofía. Creo que el sistema educativo cambiaría mucho si los profes vivieran la educación de otra manera; no como un simple trabajo, sino como VIDA que se pone en esa empresa y, esa vida se pone como vocación… las dos dejamos nuestro trabajo en plena crisis… las dos buscamos la realización… y las dos la encontraremos, seguro!

http://revista.musicrearte.com/musicrearte_digital_numero01_2012_files/musicrearte_digital_01_2012_art10.pdf

Educar a los hijos

http://www.kizoa.es/diapositivas/d2570635k5373737o1/reciclaje-propio

Estos días me siento recompensada. Hay muchos manuales sobre “cómo educar a tus hijos”, sin embargo no creo que esta labor pueda realizarse siguiendo ningún manual…. Tu haces en cada momento lo que crees que es correcto, y si tienes suerte llega un día en que después de pasar mil y una, compruebas que ellos maduraron, que si los llevaste a aceptar libremente la renuncia, se consiguen resultados más que positivos.

Mi madre siempre me recalcó la máxima de su padre, mi abuelo: “críalos como hijos de pobre y te enriquecerás, críalos como hijos de rico y te empobrecerás”. Y sin llegar a extremos de escasez, siempre intenté que valoraran los recursos y que entendieran que muchas cosas se pueden conseguir sin la necesidad de “comprar por comprar”.

Desde muy pequeños, siempre tuvieron una navaja en el bolsillo… como sus padres. Recuerdo también que siendo unos “cagallones”, se les antojó por navidad un banco de carpintero de no sé que marca que anunciaban por la tele en fechas cercanas a la navidad… puro plástico… con taladro incluido que giraba muy lentamente a base de un montón de pilas… Por reyes les llegó el regalo esperado, pero de ninguna marca concreta. Les llegó una gran caja de herramientas a cada uno, pero con herramientas de verdad, con clavos de distintos tamaños, martillo, sierras, berbiquíes, escofina, formón, escuadra, gubias, punzones… ¡y un montón de recortes de madera que previamente recogimos en la carpintería del pueblo! Este regalo los tuvo entretenidos durante  muchísimo tiempo (años), y no acabó como muchos otros en el recuento de juguetes para regalar a los niños sin recursos… Y no recuerdo que nunca se hicieran un corte ni se machacaran ningún dedo…

Nunca les regalamos juguetes bélicos, pero ellos siempre se las arreglaron para tener en el bolsillo un tirachinas, arcos y flechas (con punta de losa y atada con cuerdas a la varilla) e incluso trozos de ramas con forma de pistola… siempre fabricado por ellos, o con un poco de ayuda… Bueno, en una ocasión les traje de Japón una katana que me las hizo pasar canutas en la cola de embarque; aún después de facturarla, un montón de policía japonesa me sacó de la cola delante de todo el mundo y me llevaron hasta una mesa donde estaba el paquete alargado, gritándome ¡¡open it, open it!!

Todo esto viene a cuento, porque en este momento… pasados los rigores de la adolescencia (en la que los pearcings se los pusieron ellos mismos a base de hielo, agua oxigenada y mucho valor), y después de echarme en cara todos estos años “mi síndrome de Diógenes”, volvemos a conectar. Y esta temporada de cambio en muchos sentidos, estamos compartiendo muchos momentos como el de la presentación. Valorar los recursos para satisfacer nuestras necesidades. Hicimos un minijardín y un saco de sparring… increíblemente ahora también les interesa el deporte…

CONCLUSIÓN:

La mejor escuela de la vida es el ejemplo de los padresLos hijos precisan más los ejemplos que las enseñanzas.