Archive for 29 agosto 2012

Avicultura ecolóxica

Móvete e o camiño aparecerá

(Aforismo Zen)

Nunha granxa de crianza intensiva de polos, só completan o ciclo (60 días) os que máis coman, durman, engorden e non teñan defectos físicos. O desenlace para os que queden pequenos, teñan unha á paralizada, coxeen… é o mesmo que para os pitos que morren….

Tocoume participar nun destes fináis de ciclo nunha destas granxas, e vinme con 42 polos pequenallos e tullidos que iban para a “fosa común”. Collinos e os metín nun curral, moi grande e cheo de herba; compréilles millo triturado e trigo. Puxen varios bebedoiros aos que lles poño auga fresca a diario e refuxios preto deles por se teñen que resgardarse cando chova. Deixeinos todos ao pé dunha nogueira que da unha sombra ampla e fresca.

Son pitos afeitos a pouco espazo e a ter o alimento ao lado do pico. Tendo isto en conta, cada día vou afastando un pouco máis os comedeiros e os bebedoiros do seu carón. Así vou conseguindo obrigalos a que se ergan e camiñen un pouco. Tamén teño que dicir que de cando en vez os someto a un pouco de stress alimenticio… vamos, que non sempre teñen os comedeiros cheos co cereal… fágoo para axudarlles a “buscarse a vida” e que peitéen no solo para nutrirse doutro tipo de cousas… herbas, miñocas, vermes, formigas, moscas, caracóis… que lles aportarán unha parte considerable de proteínas; sementes doutras especies e sobre todo pequenas pedras que lles axudan como moas para desmenuzar o alimento durante a dixestión.

Ben. É unha satisfacción para mín podervos contar que con 10 días que levo de experiencia, os polos melloran día a día. Poucos coxean neste momento. Medran como teñen que medrar… pouco a pouco. Púxenlles unha “barricada” (de barricas) para delimitarlles o seu espazo… e xa se moven por él. Nestes 10 días só morreron dous; pero xa digo, estaban todos para iso… e penso que en dous ou tres meses estarán “depurados” e co “peso” aproximado que a “nosa condición humana” nos debería de indicar que é o “correcto” para o seu “sacrificio”…

¿E agora qué? Ben. Todo isto levoume a pensar no meu futuro…

Levei bastante ben a miña vida laboral ata fai pouco… os traballos por “conta allea” son cómodos mentras che deixan levalos segundo a túa conciencia, pero… que pasa cando o “xefe” só por ser xefe diche que as cousas hai que facelas dunha maneira da que non estás de acordo aproveitándose ademáis de que, como andamos coa crise! ou o tomas ou o deixas!

Eu deixéino…

E agora atópome con 40 pitos… que por outro lado… Han estar ben ricos!!

Meu plan: Seguir con este tipo de crianza… agora teño en mente a raza de Mos… incluida a pita poñedora de ovos… colmeas, hortalizas (en canto poida fareime cun invernadoiro). Animáis que haxa que matar… os menos… conservas, que se me dan bastante ben. 

Só me queda por saber de entre os que me lédes ¿quenes serían posibles compradores? e tamén ¿qué vos gostaría que producira?

Mirade a evolución dos polos, as fotos son de mala calidade porque foron feitas co móvil . Eu penso que ata lles mellorou a cor das plumas. Non se pode dicir que sexan “ecolóxicos” polos antecedentes, pero penso que terán bo sabor:

http://www.kizoa.es/diapositivas/d3147559k9359622o1/polos

Poema de un recuerdo

Como respuesta al anterior post, alguien me demuestra su afecto enviándome este otro poema… la sentencia cordial, sensible y espiritual que necesitaba…

Dime por favor donde no estás
en qué lugar puedo no ser tu ausencia
dónde puedo vivir sin recordarte,
y dónde recordar, sin que me duela.

Dime por favor en que vacío,
no está tu sombra llenando los centros;
dónde mi soledad es ella misma,
y no el sentir que tú te encuentras lejos.

Dime por favor por qué camino,
podré yo caminar, sin ser tu huella;
dónde podré correr no por buscarte,
y dónde descansar de mi tristeza.

Dime por favor cuál es la noche,
que no tiene el color de tu mirada;
cuál es el sol, que tiene luz tan solo,
y no la sensación de que me llamas.

Dime por favor donde hay un mar,
que no susurre a mis oídos tus palabras.

Dime por favor en qué rincón,
nadie podrá ver mi tristeza;
dime cuál es el hueco de mi almohada,
que no tiene apoyada tu cabeza.

Dime por favor cuál es la noche,
en que vendrás, para velar tu sueño;
que no puedo vivir, porque te extraño;
y que no puedo morir, porque te quiero.

Gustavo Alejandro Castiñeiras

De gemidos quejumbrosos

De gemidos quejumbrosos,

De suspiros lastimeros,

vago suena en el espacio

melancólico concierto…

Son las campanas que tocan…

¡Tocan por los que murieron!

Plañidero el metal vibra,

las regiones recorriendo

de los valles solitarios,

de los tristes cementerios,

y también allá en la hondura

de las almas sin consuelo.

¡Vasto páramo es la mía,

como abrasado desierto,

como mar que no se acaba,

y en ella un sepulcro tengo

más profundo que un abismo,

más ancho que el firmamento,

y al eco de las campanas

que en él se va repitiendo,

los esqueletos se rompen,

de mis pálidos recuerdos!

¿Será cierto que pasaron,

y para siempre murieron?

¿Es verdad que cuanto toco,

cuanto miro y cuanto quiero

todo ilusión me parece,

todo me parece un cuento?…

Y que tuve un tiempo madre

y que ora ya no la tengo…

También un sueño parece,

¡pero qué terrible sueño!

A mi Madre
Rosalía de Castro

Prado Nuevo

Pasando unos días en la Sierra madrileña, de camino a El Escorial paramos en Prado Nuevo, la finca donde a Amparo Cuevas se le apareció la Virgen en el año 1981. En principio iba a ser un parada de 5 minutos pero, nos enredamos a hablar con la gente que allí “se recogía” y se nos echó la noche encima.

Conocimos a Emilio, un “virginiano” (nombre que ellos mismos adoptaron cuando sus perseguidores así los llamaban), converso y que en el pasado había sido guardia civil y chofer de Ortega Lara.

Sentados en las piedras que rodean al viejo fresno donde la vidente contactó con la Virgen la primera vez, Emilio, una persona amable y dicharachera nos contó un montón de historias… desde los orígenes de constitución de “La Obra”, los problemas que tuvieron con la finca debido al complot alcalde-cura- administrador, el sensacionalismo de los medios de comunicación centrados en los que se oponen a su causa cuando realmente son dos… el hermano de José María y el padre de Esteban… que quieren que estos dos conversos , mayores de edad abandonen La Obra, las residencias que atienden las Hermanas Reparadoras donde gratuitamente cuidan a enfermos y ancianos, documentos que recogen sus acciones (hasta el Vaticano) para conseguir hacer sagrado ese espacio y construir la iglesia que ordenó la Virgen a Amparo… hasta las anécdotas del secuestro y liberación de Ortega Lara.

Fue mucho el tiempo que estuvimos escuchando, tiempo en el que yo no me atreví a interrumpir para preguntar de donde salían aquellas bocanadas de aire repletas de un intenso aroma floral que me llegaban de vez en cuando…

Me perdí partes del cuento porque observaba a mi alrededor si alguien o algún artilugio era el que me provocaba esa sensación. Pero no parecía ser el caso… Lo comenté al final, momento en el que Patricia, otra mujer que estaba allí me dijo: tócame, tengo la piel de gallina, ¡eres una privilegiada!

Independientemente de la veracidad de los hechos que allí puedan ocurrir, no vi ninguna cosa “rara” en cuanto a manipulación, fraude, interés económico… sólo un puñado de buena gente, entregada a una causa honorable bajo una intensa persecución y, me gustó especialmente la “Comunidad familiar”; un grupo de familias que viven juntas en un edificio compartiendo lo que tienen, al igual que hicieron en sus orígenes los primeros cristianos.

Ahora leo “Las apariciones de El Escorial”  del periodista y Dr. en Económicas José Mª Zavala, que “penetra a fondo en este misterio, recabando datos y testimonios que ayudan a discernir la naturaleza religiosa y social de cuanto acontece en la histórica localidad madrileña”.

Esto es una presentación de mis fotos de este viaje, vine sin cámara. Están hechas con el móvil (samsung galaxy mini):

http://www.kizoa.es/diapositivas/d3092527k7226948o1/sierra-madrid

SERENDIPITY

El término serendipia deriva del inglés serendipity, neologismo acuñado por Horace Walpole en 1754 a partir de un cuento tradicional persa llamado «Los tres príncipes de Serendip», en el que los protagonistas, unos príncipes de la isla Serendip —que era el nombre árabe de la isla de Ceilán, la actual Sri Lanka—, solucionaban sus problemas a través de increíbles casualidades (Wikipedia).

“Serendipity” es también una empresa ubicada en Madrid, organizadora de eventos con una delicadeza de la que doy fe. Encargada de que la boda de mis sobrinos fuera especial personalizaron cada rincón, cuidaron los detalles al máximo, pensando en las necesidades de cada invitado hasta el punto de que a altas horas de la madrugada las mujeres pudieron deshacerse de sus tacones y seguir bailando con unas cómodas chanclas que pusieron a nuestra disposición. Regalos artesanales a cada invitado, kits de supervivencia en las habitaciones del hotel… ¿Qué más se puede pedir?

Gracias Paloma!

Pincha en el enlace para darte una idea del trabajo pre-boda:

http://www.kizoa.com/slideshow/d3053739k2379179o1/serendipity