Prado Nuevo

Pasando unos días en la Sierra madrileña, de camino a El Escorial paramos en Prado Nuevo, la finca donde a Amparo Cuevas se le apareció la Virgen en el año 1981. En principio iba a ser un parada de 5 minutos pero, nos enredamos a hablar con la gente que allí “se recogía” y se nos echó la noche encima.

Conocimos a Emilio, un “virginiano” (nombre que ellos mismos adoptaron cuando sus perseguidores así los llamaban), converso y que en el pasado había sido guardia civil y chofer de Ortega Lara.

Sentados en las piedras que rodean al viejo fresno donde la vidente contactó con la Virgen la primera vez, Emilio, una persona amable y dicharachera nos contó un montón de historias… desde los orígenes de constitución de “La Obra”, los problemas que tuvieron con la finca debido al complot alcalde-cura- administrador, el sensacionalismo de los medios de comunicación centrados en los que se oponen a su causa cuando realmente son dos… el hermano de José María y el padre de Esteban… que quieren que estos dos conversos , mayores de edad abandonen La Obra, las residencias que atienden las Hermanas Reparadoras donde gratuitamente cuidan a enfermos y ancianos, documentos que recogen sus acciones (hasta el Vaticano) para conseguir hacer sagrado ese espacio y construir la iglesia que ordenó la Virgen a Amparo… hasta las anécdotas del secuestro y liberación de Ortega Lara.

Fue mucho el tiempo que estuvimos escuchando, tiempo en el que yo no me atreví a interrumpir para preguntar de donde salían aquellas bocanadas de aire repletas de un intenso aroma floral que me llegaban de vez en cuando…

Me perdí partes del cuento porque observaba a mi alrededor si alguien o algún artilugio era el que me provocaba esa sensación. Pero no parecía ser el caso… Lo comenté al final, momento en el que Patricia, otra mujer que estaba allí me dijo: tócame, tengo la piel de gallina, ¡eres una privilegiada!

Independientemente de la veracidad de los hechos que allí puedan ocurrir, no vi ninguna cosa “rara” en cuanto a manipulación, fraude, interés económico… sólo un puñado de buena gente, entregada a una causa honorable bajo una intensa persecución y, me gustó especialmente la “Comunidad familiar”; un grupo de familias que viven juntas en un edificio compartiendo lo que tienen, al igual que hicieron en sus orígenes los primeros cristianos.

Ahora leo “Las apariciones de El Escorial”  del periodista y Dr. en Económicas José Mª Zavala, que “penetra a fondo en este misterio, recabando datos y testimonios que ayudan a discernir la naturaleza religiosa y social de cuanto acontece en la histórica localidad madrileña”.

Esto es una presentación de mis fotos de este viaje, vine sin cámara. Están hechas con el móvil (samsung galaxy mini):

http://www.kizoa.es/diapositivas/d3092527k7226948o1/sierra-madrid

Anuncios

4 responses to this post.

  1. Posted by Rosendo Figueroa on 17 agosto 2012 at 19:36

    AMPARO , COMENTO CON TU PRIMA ANA lA MAGNÍFICA ESCRITORA QUE ERES
    mE GUSTA UN MONTÓN TU RELATO Y TUS SENSACIONES PRIVILEGIADAS, SI FUERA TU HERMANA ANA SERIA NATURAL, EN TI PRIVILEGIO , SIN DUDARLO.
    LA EXPERIENCIA ES MEMORABLE, E IMPRESIONANTE, ¡ ES PARA CONTARLO !

    Responder

  2. Posted by Amparo Grandio on 20 agosto 2012 at 14:18

    Félix Álvarez (Sacerdote)
    ¿Tienes blog? Ya te ficho ipso facto… y si me acuerdo comento, jijijiji. La Iglesia es mucho más de lo que dicen unos pocos medios de comunicación, como Organismo vivo te enseñará cosas buenas y otras que están llamadas a serlo, al lado de sus pecados y limitaciones. Yo no me hago ilusiones: ¿una Iglesia perfecta? Nadie se lo cree y yo el primero. Santa sí pero no perfecta. Y respecto de los curas… lo que hace falta es cambio en todos pero con seriedad: la Iglesia no está para “ir con los tiempos” sino para predicar la Palabra de Dios y acercar mundo y Cielo. Ya se lo digo a mis feligreses (y nunca aciertan): ¿Quién celebra la Misa? Pues todos, queridos; a mí me toca presidirla pero celebrarla, todos. Como en la parroquia, que la formamos entre todos.

    Salud!!!!

    Responder

  3. Posted by Amparo Grandio on 20 agosto 2012 at 14:20

    Félix Álvarez (Sacerdote)
    Como apenas sei do conto non vou opinar pero si decirche que no seu día compartín a noticia de que Rouco permitíu o culto, o cal é un paso adiante no recoñecemento destas aparicións. Unha vez máis direi que o importante non é a obra social senón a fe. E que o feito dese cheiro téñoo fichado en santos e en lugares ou circunstancias relacionadas con santos, jeje, bueno, menos un feito deste tipo localizado en Ourense do cal non podo dar máis datos.

    Ficho o teu blog, graciñas por compartir…

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: