Archive for the ‘Cine’ Category

Cine Imperial

2014-02-18 12.41.13 Cuando en el centro de Lugo ya no disfrutamos de ninguna de las 8 salas que llegaron a coexistir en su momento, en la pequeña localidad de A Ramallosa, el Cine Imperial abre sus puertas al público desde el año 1948; ahora regentado por la hija del fundador que como a mí, le apasiona el cine francés.

La sala en desnivel con su patio de butacas tapizadas en rojo-granate, su “gallinero” y cabina de proyección te transportan a los tiempos mágicos en los que ir al cine se programaba con antelación y se discutía en familia qué pelicula ver.

Agradezco la existencia de este superviviente que me da esos momentos de placer en la nueva etapa que me toca vivir… y cuando voy, me siento acompañada por la persona con la que varias veces asistí al Cine Imperial… mi madre.

Anuncios

“Especiais”

Temple Grandin sóuboo sempre. A zoóloga autista que na actualidade é profesora na Universidade de Colorado e que nun primeiro momento os médicos recomendaron aos  pais o seu ingreso nunha institución para deficientes mentais, rebateu o diagnóstico dos médicos. O seu cerebro ten cousas en común co de Albert Einstein. Ela mesma di que o científico sería etiquetado como autista hoxe en día.
Na película sobre a súa vida, a súa nai dille nun dos seus momentos de non entender ao resto do mundo:
– “Se a xente di cousas cos ollos, eu agora mesmo estouche a dicir que te quero e te respecto”.

Eu traballei uns cantos anos nunha granxa escola.
O noso xefe sempre nos dicía: Son un grupo especial; cada grupo de nenos que viña pola granxa escola e non visen, oísen ou falasen como el, sempre eran especiais; empregando esa palabra, consideraba que o seu xeito de definilos xa era politicamente correcto. Pero eu víaos especiais de verdade. Decatábame dende o primeiro contacto.

Recordo a Hugo, un rapaz que me dobraba a estatura. O diagnóstico de Hugo era o autismo. Segundo baixou do autobús veu directo cara a min, agarroume a cabeza e empezou a uliscarme o pelo. A súa mestra berroulle: Hugo, para! Meteume un susto de morte… a mestra!! Que a continuación veu a desculparse comigo dicindo que o rapaz tiña o xeito de ulilo todo. Foi dicilo e facelo. Agarrei polo brazo o mangallón e leveino ao xardín de aromáticas. Cortei unha galla de macela e deilla para que a ulise… a continuación salvia, melisa, romeu, santonina, herbaluisa, tomiño, ourego… Fixemos un ramiño que non soltou nin para comer, e non se separou del en todo o día… nin tampouco de min… Detalles como este fanme pensar que os que “non somos especiais” moitas veces obstinámonos en complicar as cousas e buscamos unhas explicacións científicas? que non resolven a calidade de vida dos que tratamos e pola contra as cousas sinxelas e obvias poden axudar ao seu benestar. Se a Hugo lle gustaba ulir, porque non lle daban cousas que ulisen ben e lle causasen pracer?
As relacións humanas de boa fe deberían ser intuitivas, sen complexos pero sen prepotencias, sen falsa humildade pero humildes, en definitiva… de corazón.

Outra rapaza que recordo dun xeito particular é Marga.
Marga participou comigo nun obradoiro de elaboración de queixo. Tiña os ollos resgados, a raíz nasal deprimida e o colo curto e ancho. Era a dozura en persoa, cariñosa e moi, moi lambona. Cando dixen: Imos facer queixo, que necesitamos para o queixo?, ela contestou chea de razón: Marmelo! Todo o grupo riu. Eu dixen: Resposta correcta! Moi ben Marga… e empezamos o obradoiro.

A persoa co máis grande sentido do humor que coñecín naqueles anos foi Antonio, cego de nacemento e adolescente. Cando me presentei, o primeiro que me preguntou foi se eu era guapa. Díxenlle que eu era normal e que a guapa do equipo era Pilar, a seguinte que o bicou. A partir dese momento, cada vez que Antonio necesitaba algo chamaba por Pilar. Cando chegou o momento e lle dei o bico de despedida, o rapaz preguntoume se eu era Pilar. Detrás do meu viña a despedirse Raúl, un compañeiro de traballo que levaba catro ou cinco días sen afeitarse. No momento de contestarlle a Antonio ocorréuseme unha trastada e díxenlle: Non Antonio, eu son Amparo, Pilar é esta… e empurrei a Raúl para que o bicase…
As risas de Antonio penso que as oíron na vila veciña, á vez que me dicía: Ai Amparo, non serás a máis guapa pero o que si es é a máis simpática!!
Tiña Antonio como compañeiro inseparable a Fernando -cego case total-, e entre os dous fixéronnos pasar unha fin de semana de risas coas súas bromas e picardías. Fernando díxome que estaba perdido por culpa do amor. A razón era Matilde, unha nena que viña co grupo. Cando mo estaba a contar di de súpeto: – Mira, mira como me mira de esguello!! Esta noite imos ter unha cita ás cegas…

Hugo, Marga, Antonio, Fernando… eles logran obter das circunstancias da súa vida, cousas que os axudan a medrar como persoas, e que os estimulan a seguir aprendendo.

http://www.ted.com/talks/lang/es/temple_grandin_the_world_needs_all_kinds_of_minds.html

http://www.elmulticine.com/peliculas_listado2.php?orden=30461

Amour

Amor y muerte de una manera extrema y real, “AMOUR” aborda duramente y a la vez con una gran ternura estos temas que en algún momento puede tocarnos vivir. La vi con un nudo permanente en la garganta. Reviví terribles episodios de mi propia existencia, momentos de enfermedad, vejez y muerte plasmados de una manera honesta y simple que te hacen reflexionar sobre lo cruel que puede llegar a ser la propia vida.

Salvador Llopart de La Vanguardia escribió: «Decididamente compasivo, con Amour  Haneke realiza una aproximación rigurosa a la vejez sin caer en el tremendismo y evitando el inútil ternurismo. […] Una película que, de alguna manera, humaniza a Haneke. Lo reconcilia con la vida».

Bajo el sol de Lousada

Fefé (Federico Fellini) siempre decía: “Los remordimientos son una pérdida de tiempo, son el pasado que te priva del presente”

El amor es así… y no hay más vueltas que darle. Te mata, te mata cuando la confianza es plena y llega el momento en que te das cuenta que nunca te quiso; que pensabas que pensabas lo mismo que él pensaba y ni por asomo el pensamiento que pensaba se parece a lo que pensabas tú. No es como un disparo en el corazón o como un choque frontal. Eso te mata de vez. Lo otro no… es una muerte lenta de la que si te recuperas, vuelves a caer una y otra vez en una especie de masoquismo del que no sales por no haber aprendido absolutamente nada de las experiencias anteriores…

– Señora ¡no esté tan triste! si sigue así me veré forzado a hacerle el amor… y nunca he sido infiel a mi mujer…

Pronto llega San Lorenzo. El santo al que metieron en una parrilla y cuando estaba “asado por un lado” dijo: – Denme la vuelta para que me haga por el otro… Lorenzo: inspiración y laureles, sol y generosidad… bótame unha man e fai que non volva meter a pata…

Yaaaa, ya se que me dijiste que “nunca sería feliz si no dejo de compadecerme”…

En todo caso, si te estampas contra algo bueno…. debes mantenerlo hasta que llegue el momento de dejarlo.

Martha Marcy May Marlene

http://www.youtube.com/watch?v=9yq-64L073g

Sobrecogedora en lo que a mí respecta… La vi con un nudo permanente en el pecho… reviví algún episodio de una etapa de mi vida, y pude ponerme en la piel de Marcy May…

La peli no tiene final, pero yo sé como continúa…

Martha volvió a la casa familiar. Sola. Su familia continuó con su vida; de vez en cuando se reunían todos a comer y Martha les preparaba la comida encantada, igual que lo hubiera hecho su madre… ella quería retornar al origen y que todo fuera como al principio. En la casona revivía el fundamento. Sus hermanos le decían: ¿cómo duermes sola? ¿no ves al señor de bigote con capa que está siempre en el medio del pasillo? Ella les respondía: no, y eso que ¡ya me gustaría!

Cada objeto, cada olor, los ruidos propios de la evolución de las maderas y de los materiales de construcción de hace 600 años, los herrerillos despertándola cada mañana en la ventana abierta de su habitación, el ruido del viento que movía esa masa vegetal que conformaba el jardín que habían cuidado varias generaciones… le recordaban que su pasado estaba ligado a esa tierra, y buscaba una explicación que la iluminara en su confusión, porque en el fondo,  sabía que su futuro también estaba relacionado con aquel lugar…

Todo estaba a su favor ¡habían cambiado tanto las cosas en poco tiempo!

Vivía como hacía 30 años. Sin teléfono, sin internet… recordaba cuando a una hora concreta, tenía que ir a la casa del vecino, donde estaba instalado el único teléfono (por radio), para oír la voz de aquel novio con el que tenía claro que sería el padre de sus hijos… otra de las tantas veces que se había equivocado…

Y lo más bonito… esperar la llegada de la cartera, para leer y releer mil veces y, con la misma ilusión que hace años esas palabras que nunca se perderían, de alguien que vive como ella, entiende como ella y aprecia lo que realmente tiene valor en esta vida….

No entiendo como es que se perdió esta costumbre… no hay manera más efectiva de hacer feliz a una persona… es pura magia… magia que muchos jóvenes nunca conocerán… un ritual en extinción que habría que proteger como a la especie viva más valiosa que pueda existir…

amour fou

N’importe, nous nous serons bien aimés. Flaubert

Es extraño caminar juntos, a veces lo haces con un “poco conocido” y resulta que sólo por este hecho parece que lo llevaras haciendo toda la vida…

A veces sientes emociones que implican arrebatos de locura, y… o te detienes o te explota la cabeza. Las malas hierbas (Amour fou, en su título original) es una película libre y juguetona en la que Resnais (director) nos muestra la anarquía que pueda habitar en estas almas especiales que pasan a nuestro lado encandilándonos… reflejo de la nuestra propia. No hay que buscarle explicación, como tampoco hay que buscarle algún tipo de razonamiento al film…

A mí me impactó, me solté la melena y ahora busco quietud en la música e imágenes como estas:

http://www.kizoa.es/diapositivas/d2941957k2011947o1/naturaleza-estos-das

Trayler:

http://www.youtube.com/watch?v=dvNK_dhBTvg

Almanya: Bienvenido a Alemania

Somos la suma de todo aquello que ocurrió antes de nosotros, de todo aquello que tuvo lugar ante nuestros ojos, de todo aquello que se nos hizo; somos cada persona y cada cosa que ha influido en nuestra existencia o que ha sido influida por la nuestra; somos todo lo que pasa después de que ya no existimos y lo que no ocurriría si no hubiéramos existido.

http://www.golem.es/almanya/